Consejos útiles

8 consejos para sobrevivir a un viaje largo por carretera


Por mucho que nos guste conducir, tener que recorrer distancias muy largas al volante sin tiempo para pararse a disfrutar del viaje es algo que todos preferiríamos no hacer. No obstante, a veces es inevitable y nos tocan días de esos intensos de carretera en los que, aunque respetemos tiempos de conducción y paradas, acabamos agotados y, sobre todo, aburridos. ¿Hay alguna forma de hacer esos viajes más amenos y llevaderos?

Como para casi todo, hay trucos. Muchos ya los sabrás y serán muy personales. Al fin y al cabo, si te toca hacer este tipo de viajes de vez en cuando es posible que hayas ido descubriendo qué es lo que te funciona a ti. No obstante, nunca está de más conocer algunos trucos extra que quizá nunca hayas probado.

1. Vete descansado. Si empiezas el viaje ya cansado, se te hará más largo y tedioso (y puede resultar más peligroso). Asegúrate de que al menos las dos noches anteriores al viaje duermes las siete horas mínimas (incluso si sueles dormir menos), de que llevas una rutina ordenada y comes sano. Esto ayudará a iniciar el viaje en el mejor estado de forma posible y no arrastrando cansancio y estrés de los días pasados.

2. Respeta las recomendaciones de horas de conducción y paradas. ¿Qué significa esto? Que debes parar cada dos horas (o dos horas y media como mucho), aunque solo sea para salir del coche unos minutos y estirar las piernas. Si tus paradas son muy cortas (cinco o diez minutos), asegúrate de que cada dos haces una más larga en la que puedes aprovechar para comer algo ligero y refrescarte.

3. Mantente hidratado. La hidratación es clave. Lleva siempre una botella de agua contigo y bebe en los momentos en los que estés parado o en los que no suponga un riesgo. La hidratación ayuda a mantener el cansancio y la fatiga a raya, además de obligarte como efecto secundario a parar de vez en cuando para ir al baño.

4. ¡Lleva música! Y escógela antes de salir. Haz tu playlist perfecta —más de una por si te aburre— y lánzate a la carretera con buen ritmo. Escoge canciones que te ayuden a mantenerte alerta y despierto y de buen humor. Otra opción es aprovechar para ponerte al día en podcasts o audiobooks, pero con cuidado a que no te distraigan demasiado de la carretera.

5. Siéntate bien. Estar sentado muchas horas no es lo mejor para nuestra salud. En particular, quien lo nota más es nuestra espalda, que enseguida empezará a dar señales de alarma en forma de incomodidad y dolores. Un viaje largo en coche es una ocasión en la que es fácil que esto ocurra, por lo que lo ideal es empezar por la prevención: siéntate bien. Asegúrate de que el asiento y el respaldo están a la distancia e inclinación adecuadas y siéntate derecho (pero no tenso).

6. Mastica algo. Un chicle, por ejemplo. Masticar produce saliva, lo que a su vez mejora la circulación y la alerta. Un chicle te ayudará a mantenerte con todos los sentidosen la carretera durante más tiempo.

7. Estira cada vez que pares. No se trata de simplemente salir del coche o salir para sentarse de nuevo en una cafetería: aprovecha para hacer algunos estiramientos de espalda y piernas. Muchos te los pedirá ya el cuerpo, pero mejor si tienes una pequeña tabla aprendida y lo conviertes en tu rutina.

8. Cambia de planes si detectas algo de fatiga. Por mucho que planees y prevengas, a veces nuestro cuerpo no responde como querríamos. Aunque solo lleves una hora al volante, si ves que estás ya algo cansado, que te encuentras incómodo o que bostezas mucho, para un poco a que te dé el aire.

Categoría Consejos útiles
lo + leído